19 jul. 2011

Friendly Chocolate Mini Cakes


Feliz día del amigo para todos!!!

Estamos a mitad de semana, les cuento que me dediqué toda la tarde del domingo a hacer origami. Hice grullas y mariposas de todos los tamaños, estrellas ninja, cajitas y corazones.  Otra actividad terapeútica para recomendar.
  
Yendo al tema que nos convoca hoy, les cociné unas tortitas de chocolate buenísimas.
De paso les cuento que extraño a mis amigas Leti (Dublin) y Noe (Barcelona) que hace un tiempo se fueron a vivir a Europa en busca de sus sueños.

Para las tortitas necesitamos:
10 pirotines (se consiguen en casas de cotillón/repostería)
2 huevos
3 cucharadas de manteca sin grasa (salió una de La Serenísima)
1 1/4 taza de harina
1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar
1 1/2 cucharadita de polvo de hornear
1 pizca de sal
25 gr de sucralosa (o sustituto de azúcar que permita cocción)
1 cucharadita de esencia de vainilla
3/4 taza de leche descremada
1/4 taza de aceite




Para organizarnos mejor y que no se nos compliqué la cosa precisamos 2 bowls, donde vamos a distribuir los ingredientes.







Antes que nada dejamos reposar los huevos hasta que tomen temperatura ambiente. 

Mientras tanto en el primer bowl mezclamos harina, cacao, polvo de hornear y sal .




En otro bowl, vamos batiendo el aceite, la manteca y el edulcorante. Agregamos los huevos y la esencia. Y subimos la potencia del batidor al máximo. 

Alternativamente vamos incorpotando la mezcla del primer bowl y la leche.
Batimos hasta que se forme una crema homogénea.



Llenamos los moldes con una cuchara grande. Horneamos por 15 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, el mismo salga limpio.




 Qué lo pasen lindo!!!

16 jul. 2011

El horno no está para bollos

Fue una semana complicada en el trabajo. Empezamos bien, de buen humor, tanto que no parecía lunes, pero de pronto se nubló y se quedó oscuro y feo como ayer a las 3 de la tarde. Es imposible trabajar con gente que no se siente parte de un equipo y que encima se enchincha cuando le pedís colaboración.
Pero lo mejor es que ya estoy en casa, y por suerte tengo muchos planes en los cuales focalizar mi atención.

Esta vez les traigo una receta que me pareció más que original. Una forma liviana de comer algo tan sencillo como la ricota. Muchas veces me pregunté para qué otra cosa, que no fuera relleno de ravioles (o similar), se podía emplear. Resulta que hay varias alternativas, y me encanta, porque es liviana, magra, es como un queso crema...

He aquí la receta de los bollos de ricota con coulis de tomate. Es una adaptación de una que encontré en la web de Maru Botana.

Con estas cantidades salen 10 bocatidos bien contundentes: 

250 gr de ricota (como siempre, usamos la más magra que consigamos)
2 cucharadas panzonas de queso rallado
1 1/2 cucharadas de harina
1 huevo batido
Sal/pimienta/nuez moscada

Esta es la variante más básica de todas, obvio que pueden agregar jamón picadito, cebollita de verdeo, puerro,  lo que se les ocurra y tengan a mano para obtener algo diferente, pero con la misma base.

y para el coulis de tomate:
2 tomates (perita)
Sal/pimienta
1 hojita de laurel
1 diente de ajo 
1 cucharadita de perejil disecado
Aceite (usé aceite de canola)
1/2 taza de agua
Preparar una sartén con aceite o manteca para freir los bollos. La verdad es que esto es muy a ojo, yo siempre pongo poquito y luego sinecesito agrego un poco, me funciona bastante bien. 


Mientras el aceite se calienta, mezcalamos todos los ingredientes en un bowl, integramos bien y con la ayuda de una cuchara formamos bollos que ponemos a cocinar. Cuado estén dorados de un lado y no se deformen al querer darlos vuelta, están listos para darles un toque del otro lado.


Al mismo tiempo podemos empezar a preparar el coulis: hervimos los tomates, los pelamos y los procesamos. Por otro lado en una ollita calentamos el aceite y agregamos el ajo machacado. Luego incorporamos los tomates ya procesados, el laurel, el perejil y el agua. Por último salpimentamos.  Dejamos hervir durante 3 minutos y retiramos del fuego.


Con las dos preparaciones listas, procedemos a servir.

Que lo disfruten!
Me voy a ver el partido Argentina vs Uruguay!!!

10 jul. 2011

Energía

Hola Gente!!!
Bienvenidos a nuestros nuevos amigos seguidores. Cada comentario y seguidor nuevo me llena el espíritu. 

Les cuento que la semana pasada hice un curso anti-stress, era en uno de los edificios de la empresa donde trabajo y duró toda la semana. La verdad es que estuvo bueno porque pude aflojarme un poco y por otro, porque me recordaron que hay cosas sencillas que podemos hacer para fenar el impacto que tiene la vida agitada en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

Algunos de los tips: tomar agua antes y después de las comidas, no durante. Tratar de ser fieles al refrán "Desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo". Despejarse de 5 a 10 minutos cada 2 horas de trabajo. Comer un puñado de nueces, almendras y pasas de uva a media mañana, ya que son una fuente natural de energía.

Es por eso que les comparto una receta muy enérgica, es una adaptación de una que saqué de un libro que compré en New York.  Parece que la cosa se trata de eso, de adaptarnos... para no morir en el intento.

Focalizando en las cookies, resulta tan sencillo como mezclar los ingredientes que les cuento a continuación:

1/2 taza de almendras picadas (para variar pueden elegir nueces, maníes, pasas de uva y hasta trozitos de chocolate sin azúcar)
1 huevo
100 gr de manteca en cubos
1/2 taza de harina
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
25 gr de sucralosa (hay una marca de sobrecitos amarrillos, sino cualquier edulcorante que no pierda poder endulzante con el calor)

Si tienen y quieren pueden agregar unas gotitas de esencia de vainilla y canela para aromatizar.

Integramos todos los ingredientes hasta formar una masa lo más lisa posible (con las almendras se complica un poco, pero lo importante es integrar la manteca al resto de los componentes).


Cuando logramos una pasta uniforme, nos ayudamos con una cuchara de té y formamos bolitas que luego apoyamos en una asadera previamente enharinada y aplastamos con un tenedor.


Estas son las galletitas enérgicas. Energía para empezar bien arriba el día, para afrontar el futuro!



Para terminar les dejo una canción de Alejandro Dolina que me hace reflexionar sobre el tema que les compartí hoy.



Muy buen comienzo de semana, espero sus comentarios!

5 jul. 2011

Manualidades

Hace unas semanas me anoté en un curso de encuadernación, muy copado, fui con la idea de hacer algo útil y al mismo tiempo placentero para mi. Resultó muy terapéutico y por otra parte, aprendí que no soy tan mala con las tareas artesanales.
Toda esta introducción viene a cuenta de que para una de las clases preparé unos palitos de queso, tomé la receta prestada de la Hermana Bernarda. Como siempre me pareció fácil, rápida y deliciosa. Esta vez no les puedo prometer que sea baja en calorías, por eso les recomiendo comer con moderación porque son muy tentadores.

La receta, que recibió la aprobación de mis exigentes compañeros de curso y superó la mirada siempre crítica de mi suegro, es la siguiente:

150 gr de ricota (yo usé la que es 100% magra)
150 gr de harina
50 gr de queso ralladao
1/2 cucharadita de polvo de hornear (si no tienen no es condición sine qua non para la receta, asi que pueden animarse igual)
100 gr de manteca (la experiencia indica que pueden reducir hasta en 25 gr está cantidad para que queden más sequitos)
Pimienta y sal a gusto (tengan en cuenta que ya con el queso tenemos bastante sal)
1 huevo batido (para pintar)



Es tan simple como mezclar todos los ingredientes (excepto el huevo, que lo reservamos para pintar al final de todo). Ponemos todo en un bowl y formamos una masa lisa. Lleva un poco de tiempo integrar la manteca, pero con paciencia se logra una masa uniforme. Un tip que hace más sencillo el amasado es cortar la manteca en cubitos antes de incorporarla a la preparación.
 

Estiramos sobre una asadera (que pueden enharinar, aunque no es necesario dado que la masa tiene mucha cantidad de manteca). Pintamos con huevo, espolvoreamos con queso y marcamos para que luego sea práctico cortar los palitos. La masa debe tener un grosor de 4 mm aproximadamente. Les confieso que como no tengo palo de amasa fue todo a ojo, me resulta más usar las manos.

Con esto re-confirmo que soy bastante buena con las cosas manuales. Creo que mi mayor problema es que soy muy exigente conmigo misma.

Horneamos 15 a 20 minutos a fuego moderado, vamos chequeando por las dudas, cuando estén dorados y retiramos. Dejamos enfriar y cortamos por las marcas. Como quedan crocantes, algunos se pueden quebrar, pero no se desesperen que hasta las miguitas son riquísmas!



Pueden acompañar desde mates hasta picadas, que los disfruten!