5 jul. 2011

Manualidades

Hace unas semanas me anoté en un curso de encuadernación, muy copado, fui con la idea de hacer algo útil y al mismo tiempo placentero para mi. Resultó muy terapéutico y por otra parte, aprendí que no soy tan mala con las tareas artesanales.
Toda esta introducción viene a cuenta de que para una de las clases preparé unos palitos de queso, tomé la receta prestada de la Hermana Bernarda. Como siempre me pareció fácil, rápida y deliciosa. Esta vez no les puedo prometer que sea baja en calorías, por eso les recomiendo comer con moderación porque son muy tentadores.

La receta, que recibió la aprobación de mis exigentes compañeros de curso y superó la mirada siempre crítica de mi suegro, es la siguiente:

150 gr de ricota (yo usé la que es 100% magra)
150 gr de harina
50 gr de queso ralladao
1/2 cucharadita de polvo de hornear (si no tienen no es condición sine qua non para la receta, asi que pueden animarse igual)
100 gr de manteca (la experiencia indica que pueden reducir hasta en 25 gr está cantidad para que queden más sequitos)
Pimienta y sal a gusto (tengan en cuenta que ya con el queso tenemos bastante sal)
1 huevo batido (para pintar)



Es tan simple como mezclar todos los ingredientes (excepto el huevo, que lo reservamos para pintar al final de todo). Ponemos todo en un bowl y formamos una masa lisa. Lleva un poco de tiempo integrar la manteca, pero con paciencia se logra una masa uniforme. Un tip que hace más sencillo el amasado es cortar la manteca en cubitos antes de incorporarla a la preparación.
 

Estiramos sobre una asadera (que pueden enharinar, aunque no es necesario dado que la masa tiene mucha cantidad de manteca). Pintamos con huevo, espolvoreamos con queso y marcamos para que luego sea práctico cortar los palitos. La masa debe tener un grosor de 4 mm aproximadamente. Les confieso que como no tengo palo de amasa fue todo a ojo, me resulta más usar las manos.

Con esto re-confirmo que soy bastante buena con las cosas manuales. Creo que mi mayor problema es que soy muy exigente conmigo misma.

Horneamos 15 a 20 minutos a fuego moderado, vamos chequeando por las dudas, cuando estén dorados y retiramos. Dejamos enfriar y cortamos por las marcas. Como quedan crocantes, algunos se pueden quebrar, pero no se desesperen que hasta las miguitas son riquísmas!



Pueden acompañar desde mates hasta picadas, que los disfruten!

5 comentarios:

  1. Están bueníiiiimos!!!! No podes dejar de comerlos!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/7/11 6:27

    Como siempre, la producción de fotos está buenísima.
    A los palitos, no tuve oportunidad de probarlos.Ja, ja!!!

    ResponderEliminar
  3. Bea...que ricos...!
    Cuando invitas a las amigas de tu mamá a tomar mate y comer estos ricos palitos...!!! Ja..ja!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la receta. La voy a probar. ¿se podrá usar aceite en vez de manteca?

    ResponderEliminar
  5. Familiarizada,
    No sé como quedará con aceite, solo te garantizo que con manteca queda excelente!

    Un saludo,
    Bea

    ResponderEliminar

Be the type of person you want to meet.