22 abr. 2011

No es Magnolia Bakery

Estaba súper emocionada cuando encontré esta receta de budincitos de manzanas y durazno. No tienen nada de harina lo cual hace que sean irresistibles para mi dieta, no porque tenga que consumir cero harinas sino porque, en mi caso, menos hidratos de carbono es mejor.

 

Como no había fotos del resultado final, flasheé con que me iban a quedar como muffins, pero no fue así, de todos modos lo intenté, son ricos pero no son lo que esperaba, ya verán las fotos. Obvio que te sacas las ganas de comer algo dulce, pero te quedas con las ganas de unos buenos cupcakes de Magnolia Bakery (en un mes cumplo con el antojo en vivo y en directo y después, para quemar azúcar, recorro el Central Park en bicicleta, me la voy a perder!?)

 

De todos modos los animo a que preparen la receta, ya se me va a ocurrir algo para mejorarla y que quedé con más espesor. Lo bueno es que son sabrosos y que fue divertido prepararlos, además de no tener harina no tienen azúcar agregado, son rápidos y salen 12 aproximadamente.

 

Necesitamos:

  • Moldes individuales, aunque si no tienen ganas de gastar en eso, pueden usar una budinera tipo inglesa

  • 3 claras de huevo

  • 3 manzanas medianas

  • 1 durazno o pera

  • 5 sobrecitos de edulcorante apto para cocción 

  • 2 cucharadas de jugo de limón (esto es para evitar que la manzana se oxide)

 
Para empezar es preciso cortar la fruta en cuadraditos (como cuando preparamos la mermelada) y cocinarla tapada en un fondito de agua hasta que esté tierna. Procesarla todavía caliente junto con 3 sobres de edulcorante, agregarle el jugo de limón, y formar un puré liso. Mientras dejamos enfriar batimos las claras a nieve y una vez que hayan crecido levemente, se le agrega el edulcorante que faltaba (2 sobrecitos). Continuamos batiendo hasta formar un merengue brilloso.  
Ahora, incorporamos la primera preparación ya bien fría con movimientos suaves y envolventes, como para evitar que el merengue pierda volumen. Una vez que todo está bien integrado se distribuye la mezcla en los moldecitos o en la budinera, previamente rociados con spray vegetal. Se lleva a horno precalentado durante 15-20 minutos.


Se pueden servir tibios o fríos.
Una cosa de la que me di cuenta es que, con el tiempo el merengue va perdiendo consistencia y los budincitos que al principio eran enormes terminan desinflándose y quedan como galletitas en el fondo del moldecito. Aunque esto sucede con el pasar de los días, porque en el momento en que los sacas del horno son los mejores para acompañar unos buenos mates! 

Creo que esta vez, lo mejor de todo son las fotos.
Sigo en la búsqueda de recetas…

5 abr. 2011

Descubriendo en el camino!

Hola a todos!!
Había escrito el borrador de este post desde Washington DC! Pero ahora estoy en Boston asi que lo termino desde acá.
Esta vez no es una receta, sino un breve resumen de algunos descubrimientos que se sucedieron durante el recorrido.
Paso a contarles:
1. Encontré Oreo Sugar Free, estoy feliz, me compre 10 cajas para llevarme a B.A.!

2. Encontré muchos libros con recetas diversas para diabéticos, una galería entera de Borders (store del Lower Manhattan) dedicada a diabetes. Encima estaba de liquidación y me salio 40% menos del valor real! Una ganga. No encontré libros de esta temática en CABA.







3. Caminé tanto que les diría que ni necesite la insulina rápida acción (aunque obvio, seguí con la de larga duración, como todas las noches), o sea caminar hace muy bien y de ese modo me pude dar muchos gustos, asi que el disfrute vale doble! La lista es larga pero probé desde cupcakes de Magnolia Bakery, pasando por un hot pretzel en la puerta del MET, hasta una hamburguesa con papas fritas del Hard Rock. Siempre me mantuve estable. No sé si es la caminata o es la vida en NYC, lo que me hace tan bien, creo que una mezcla de las dos cosas.

4. En Washington también encontré libros, otra vez en oferta.

5. Fuimos al museo de historia americana y estuve en la cocina de Julia Child, en parte la película que hace referencia a su vida fue lo que me inspiro a crear mi propio blog.


6. La comida acá no ayuda a mi dieta, todo tiene el mismo sabor, las verduras parecen congeladas aunque estén cocidas, es lo mismo un tomate que una zanahoria. Pero vi cosas llamativas como manzanas de todos los colores, baby carrots o unas zanahorias flacuchentas que vienen hasta con el ramillete de hojas, hay mucha comida orgánica.


7. Hoy visitamos un "farmers market".


8. Hay campaña de prevención de la diabetes pero creo que es insuficiente. Como les dije la oferta gastronómica no colabora.


Les dejo un saludo y, si sigo encontrando cosas, las comparto en el blog!
Bea