12 feb. 2011

El Berenjenal

Hace unos días desempolvé mi viejo libro de recetas de Doña Petrona (Edición 1957). Era de mi abuela Margarita, luego paso por las manos de mi mamá y cuando me casé, mi mamá me lo dio, claro que ella se quedó con el suyo. Cabe decir que las recetas de Doña Petrona no son ni rápidas ni muy sencillas, lo cual no concuerda con la vida moderna (ajetreada y “sin” tiempo para nada). Aunque existe una edición actualizada del libro, la cual aún no tengo.
Bueno la cosa es que quería empezar por algo sencillo, casero y gustoso, que sirva de acompañamiento, entrada, como parte de una picada, que transforme algo simple en algo más. Es por eso que me decidí a preparar berenjenas en escabeche. Mi madrina, compra fruta y verdura excelente, y me abastece de las mismas. Asi es que cada vez que la visito me vengo con berenjenas, zapallitos, tomates, duraznos, cebollas. Me encanta que esa sea la manera que ella eligió de acompañarme y cuidarme.
En esta ocasión, estoy con mis berenjenas, con las cuales decidí hacer dos cosas: milanesitas (que ya freeze!) y berenjenas para conservar (como llama Doña Petrona a las famosas berenjenas en escabeche).

Les quiero contar que es muy positivo incorporar este vegetal a la dieta ya que favorece la circulación, si es consumida con cáscara aporta fibra, y tiene alto contenido de agua.

Siguiéndole los pasos a la receta de Petrona, necesitamos:
Berenjenas 6
½ litro de vinagre de alcohol
¼ litro de agua (puede ser solo vinagre, yo agregué agua por miedo a que quedaran demasiado ácidas)
Especias varias: Pimienta- 3 o 4 hojas de Laurel- Ajo- Orégano- Ají molido- Tomillo (en el momento de la preparación no tenía este ingrediente, pero igual quedaron bárbaras!)
Aceite
Recipiente para almacenar (usé un frasco bien lavado)

Lavar y cortar las berenjenas en rodajas no muy gruesas (lo cual depende de cuán carnosa les guste la preparación final). Colocarlas en un colador y espolvorearlas con sal gruesa (yo no tenía, así que use abundante sal de mesa), dejarlas reposar una hora.
Esto es para purgarlas y sacarles el sabor amargo.
Poner en una cacerola el vinagre, el agua, agregar la pimienta, las hojas de laurel, agregar las berenjenas. Llevar todo a fuego hasta el primer hervor.
Escurrirles el líquido y dejarlas entibiar.
Cubrir el fondo de un frasco con una capa de berenjenas, condimentar con las especias y rociar con aceite. Repetir esto mismo hasta llenar el tarro (o hasta que se acaben las berenjenas!). No olvidar cubrir todo con aceite, hasta el tope del recipiente. Tapar bien cuando esté frío y dejarlas un mes en la heladera. Según mi propia experiencia 10 días son suficientes como para darse el gusto.

4 comentarios:

  1. que ricooooo! yo los hice hace un mes mas o menos, no quedo nada
    jajaja

    ResponderEliminar
  2. Las fotos, buenísimas!!
    Y ls berenjenas, un manjar!!

    ResponderEliminar
  3. Te quieroooooooooooooooooooooooooooooooooo!!

    ResponderEliminar
  4. Si ponés my sweetenerblog.blogspot.com en la barra de google, lo primero que sale es tu blog hablando de la abuela Margoria, quién diría, hasta ella se internettizó!!!!

    ResponderEliminar

Be the type of person you want to meet.